Español

Ser un dueño local de McDonald’s es un sueño hecho realidad

Carlos Lupe Wong 900w

De miembros del equipo a dueños y operadores – La historia de Carlos y Lupe Wong

Para muchas personas, la idea de algún día ser dueñas de su propio negocio es un sueño. Pero en el caso de Carlos y Lupe Wong, el sueño se volvió realidad. Con mucho trabajo, dedicación, apoyo, entrenamiento, y la oportunidades que les ofreció McDonald’s, los Wongs ahora son sus propios jefes. Carlos empezó su carrera en un McDonald’s de Los Ángeles a los 15 años de edad como miembro del equipo, con la ayuda de su primo, y con la condición de que se cortaría el cabello. “Mi trabajo me encantó desde el primer día y me sentía orgulloso en lo que hacía”, declaró Carlos. “He trabajado a través de cada nivel: desde miembro del equipo hasta director de operaciones, cuando un día se me presentó la oportunidad de ser dueño/operador”, añadió Carlos. La oportunidad de ser dueño/operador no le surgió a Carlos en Los Ángeles, sino en Nueva York, y decidió aprovechar la oportunidad sin pensarlo dos veces. Se dijo: “no voy a perder esta oportunidad; me arriesgaré. Preparé mis maletas y aquí estoy”. Cuando llegó a Nueva York, Carlos conoció a su mentor, Frank Rodríguez, quien lo ayudó a establecerse como dueño de un McDonald’s, lo que sería la próxima etapa de su vida.

El destino unió a Lupe y a Carlos. El primer trabajo y la carrera de Lupe empezó a los 18 años de edad en California. Un día, la mamá de Lupe le informó que ya era hora de que consiguiera trabajo. “Mi mamá me dijo: ‘Lupe, ya estoy cansada de trabajar y tienes que empezar a trabajar porque ya no puedo seguir apoyándote’. Decidí dejar solicitudes de trabajo en todos los McDonald’s de mi vecindario. Asombrosamente, los tres me llamaron ese mismo día. Escogí el McDonald’s en frente de mi casa, que resultó ser el restaurante de Carlos. Al día siguiente, empecé mi carrera en McDonald’s como miembro del equipo del drive-thru”. A lo largo de su carrera, Lupe ha tenido muchos mentores, pero Carlos fue la persona a la que más admiraba. Él trabajaba duro y demostraba que no temía tener sueños grandes. “Personalmente, no puedo expresar el orgullo y alegría que sentí cuando me ascendieron a gerente del restaurante. Me dieron la oportunidad de ser alguien; algo a lo que aspiraba desde que llegué a este país de Ecuador. McDonald’s y Carlos abrieron la puerta para darme esa oportunidad”. Ahora que están casados, Carlos ve a Lupe como su mayor apoyo. Juntos, apoyan a su comunidad de forma activa porque creen firmemente en ayudar a los demás, ya que están agradecidos por sus bendiciones.

Este también fue el lema del fundador de McDonald’s, Ray Kroc. Uno de los momentos de mayor orgullo de Carlos fue poder conocer a Ray Kroc. “Es un día que nunca olvidaré. El señor Kroc ha sido una inspiración para todos nosotros que hemos tenido la oportunidad de hacer una carrera en McDonald’s”.

“Si hay algo que me gustaría que la gente se lleve de nuestra experiencia es que McDonald’s no solo tiene que ver con hacer hamburguesas; la compañía le da a su gente la oportunidad y el entrenamiento que necesitan para desarrollar su carrera”, declaró Carlos. “Si estableces metas, te comprometes y tienes muchas ganas, te dan la libertad y la oportunidad de realizar esas metas”, agregó. Lupe complementó a Carlos diciendo: “siéntete orgulloso porque cuando trabajas en McDonald’s, eres más que un equipo, eres un maestro, un mentor, y más. Amo mi carrera en McDonald’s. Llevo kétchup en mi sangre”.

0 Comments